La Nueva Rendición de Cuentas: un ejemplo de cómo la globalización y la suerte pueden afectar nuestra tributación

Click aquí para descargar la versión en PDF

 

La tributación de las nuevas formas de economía digital, los ajustes a regímenes preferenciales vigentes y el gravamen de los juegos de azar y carreras de caballos son parte de los cambios propuestos por esta Nueva Rendición (NR) a partir del 1° de enero de 2018.

Pero si bien hasta la suerte pasa a quedar gravada en ciertos casos, no todas son malas noticias para los contribuyentes.

¿Por qué decimos que la globalización afecta nuestra tributación?

En primer lugar, porque parte de las normas incluidas en la NR busca regular nuevos tipos de actividades económicas que son desarrolladas a través de aplicaciones informáticas que operan a nivel global (Uber, Netflix y Airbnb, etc.)

En segundo lugar, porque hay ajustes de la NR a ciertos regímenes preferenciales particulares, que buscan evitar que Uruguay sea incluido en las denominadas “listas negras”, lo que implicaría un perjuicio para el contribuyente uruguayo a la hora de exportar.

¿Qué es lo que la NR regula en relación a las nuevas aplicaciones informáticas?

La dificultad principal de este tipo de actividades es determinar dónde está localizada la renta y por ende dónde se debe tributar, ya que en muchos casos el servicio se presta a través de un servidor o una señal de internet cuya localización es incierta o bien puede mudarse constantemente. De esa manera, la norma regula en función de ciertas presunciones en qué casos las entidades no residentes quedarán alcanzadas por renta en Uruguay (IRAE[1] o IRNR[2]) y en cuales por IVA[3].

Obviamente  este aumento de la tributación de las entidades que operan las aplicaciones  es probable que se traslade a los usuarios locales por vía de un ajuste de precios.

¿Los cambios que se plantean en los regímenes preferenciales nos benefician o nos perjudican?

La realidad es que a algunas entidades locales las beneficia.

Antes de la NR, los beneficios tributarios del IRAE relacionados con el software, la biotecnología y la bioinformática, sólo eran otorgados si los bienes y servicios originados en dichas actividades eran aprovechados íntegramente en el exterior. Ahora, con la NR, se otorga la exoneración también para las ventas domésticas, aunque en algunos casos sujeta a condiciones que el Poder Ejecutivo deberá establecer.

Por otro lado, también se expande a las sociedades residentes en Uruguay, un beneficio respecto del IP[4] que originalmente era para no residentes. Con lo cual, a partir de la vigencia de la NR, las sociedades locales podrán excluir del cálculo del IP a los bienes que se encuentren depositados en régimen de puerto libre o zona franca.

Finalmente, ¿por qué decimos que la suerte también afecta la tributación?

Porque la NR elimina la exoneración del IRPF[5] e IRNR a los premios de los juegos de azar y de carreras de caballos que excedan un límite a determinar por el Poder Ejecutivo, el cual no podrá ser una relación premio / apuesta  menor a 71 veces.

A su vez, crea un nuevo y específico impuesto a las apuestas realizadas a través de máquinas electrónicas de juegos de azar o de apuestas automáticas de resolución inmediata instaladas en Casinos o salas de entretenimiento expresamente autorizadas por Ley.

¿Entonces si gano un premio, cuánto tendría  que tributar?

Los premios de los juegos de azar y de carreras de caballos que excedan el límite señalado, pasarán a estar gravados a la tasa del 12% en concepto de IRPF o IRNR. Sin embargo, los premios de la Lotería Nacional mantendrán la exoneración.

A su vez, el nuevo impuesto a las apuestas será de hasta 0,75% del monto de la apuesta. Si bien los sujetos pasivos son los apostadores, se designa responsable sustituto a las personas jurídicas que exploten el juego.

Finalmente, a efectos de evitar un doble gravamen, el Poder Ejecutivo podrá exonerar de IRPF (no del IRNR) a los apostadores por los premios que obtengan en las apuestas gravadas por el nuevo impuesto.

[1] Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas.

[2] Impuesto a las Rentas de los No Residentes.

[3] Impuesto al Valor Agregado.

[4] Impuesto al Patrimonio.

[5] Impuesto a la Renta de las Personas Físicas