IRPF – Crédito para los Arrendatarios de Inmuebles

Haga click aquí para descargar la versión en PDF

 

Se implementó la posibilidad de deducir del IRPF parte del precio del arrendamiento. Esta deducción se realizará imputando un porcentaje del arrendamiento como pago del impuesto. Para lograr esto se debe presentar a la DGI información relativa al arrendador y al inmueble arrendado.

¿Quiénes pueden utilizar el crédito?

Los contribuyentes del IRPF por rentas del trabajo (dentro o fuera de la relación de dependencia) que alquilen inmuebles con destino a vivienda permanente, siempre que identifiquen al arrendador y al inmueble arrendado, que el contrato se haya celebrado por escrito y que el plazo no sea inferior a un año.

El Decreto 116/2012 estableció que este beneficio sólo aplica para quienes obtengan rentas del trabajo, es decir que aquellos que sean contribuyentes del IRPF sólo por rentas de capital no podrán utilizar el crédito.

La Ley 18.719 que incorporó este beneficio,  facultó al Poder Ejecutivo a instrumentar un régimen similar para los arrendamientos de inmuebles con fines turísticos, punto que aún no ha sido reglamentado.

El Decreto antes mencionado permite que el mismo sistema de crédito fiscal por los arrendamientos se compute para el IASS (Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social).

¿Cuál es el beneficio?

Se imputa como pago del IRPF el 6% del arrendamiento efectivamente pagado devengado en el año que se liquida.

La imputación se realiza hasta la concurrencia con el monto del IRPF correspondiente a rentas del trabajo. En caso de surgir un excedente, no podrá ser utilizado en años siguientes ni dará derecho a devolución, por lo que el excedente no se recupera.

Es decir que, las personas que obtengan rentas del trabajo gravadas por IRPF pueden imputar como pago del impuesto el 6% del arrendamiento que paguen. En el caso que se haya anticipado el total del IRPF (como es el caso de los dependientes que el empleador retiene mensualmente el impuesto), se genera un crédito a cobrar.

Si el arrendamiento no fue pactado en moneda nacional, para determinar el crédito se deberá utilizar la cotización al cierre del año.

¿Cómo se genera el crédito?

Se debe presentar la declaración jurada anual del IRPF identificando al arrendador, su nombre o denominación, cédula de identidad, número de identificación extranjero o número de RUT y su domicilio. A estos efectos se considera arrendador al titular de las rentas correspondientes al arrendamiento del inmueble o a quien actúe por su cuenta y orden. También se debe incluir en la declaración jurada la información del inmueble arrendado (departamento, localidad, número de padrón y unidad).

Esta declaración jurada se debe presentar en las redes de cobranza habilitadas, donde luego de transcurridos unos días se podrá cobrar el crédito, para aquellos casos que de la declaración jurada resulte un crédito.

¿Desde cuándo rige?

Desde el 1º de enero de 2011.

El plazo para  presentar la declaración jurada del IRPF por el año 2011 venció el 20 de agosto. Aquellos que no la presentaron podrán hacerlo pagando una multa por contravención (que va desde $ 250 hasta $ 310 dependiendo del atraso) y los que la presentaron sin incluir la información del arrendamiento podrán presentar una reliquidación en la que se incluya toda esa información. Esto permitirá el cobro del crédito correspondiente al año 2011 para aquellos que hayan anticipado el impuesto sin considerar esta nueva deducción.

Quienes hayan tenido un único empleo en relación de dependencia durante el 2011,  al presentar la declaración jurada del IRPF incluyendo la información relativa al arrendador y al inmueble antes detallada, se les generará un crédito dado que la retención del impuesto que debe realizar el empleador no admite la deducción del arrendamiento.

¿Cómo aplica cuando hay coarrendatarios?

La imputación se realiza de común acuerdo o por partes iguales. Es decir que, en caso de que un contrato de arrendamiento tenga más de un arrendatario, existe la opción de resolver entre los arrendatarios quien realiza la imputación. En caso contrario, se realiza por partes iguales.