Ingreso de los Trabajadores Independientes en el Sistema Integrado Nacional de Salud

Haga click aquí para descargar la versión en PDF


¿Quiénes deben comenzar a aportar al FONASA?

Quienes obtengan ingresos originados en la prestación de servicios personales fuera de relación de dependencia a partir del 1° de julio de 2011 según lo dispuesto por la Ley 18.731.

¿Cuáles son las tasas de aportación?

Las tasas serán las siguientes dependiendo del caso:

– 3% para quienes obtengan ingresos mensuales menores a 2.5 Bases de Prestaciones y Contribuciones (BPC).

– 4.5% para quienes no tengan menores a cargo o mayores con discapacidad

– 6% para quienes tengan menores a cargo o mayores con discapacidad

– 8% para quienes tengan cónyuge o concubino a cargo y tengan tres o más hijos menores a cargo.

¿Cómo se determinará el aporte anual a realizar al FONASA?

Trabajadores que tributan IRPF: aplicando la tasa de aportación que corresponda sobre el 70% de los ingresos anuales gravados.

Trabajadores que tributan IRAE: aplicando la tasa de aportación correspondiente sobre la base imponible del IRAE, dependiendo del régimen de tributación, real o ficto.

Trabajadores que tributan IRAE por trabajo independiente y que adicionalmente perciben otros ingresos: aplicando la tasa de aportación que corresponda sobre la base imponible del IRAE multiplicada por la proporción entre los ingresos por trabajo independiente respecto de los ingresos totales.

¿Cómo se determinan los anticipos mensuales?

Se deberán realizar anticipos en forma mensual a cuenta del aporte anual según el siguiente detalle:

Trabajadores que tributan IRPF: aplicando la tasa de aportación que corresponda sobre el 70% de los ingresos mensuales gravados.

Trabajadores que tributan IRAE: aplicando la tasa de aportación que corresponda al valor resultante de multiplicar los ingresos mensuales por el coeficiente que corresponda según la normativa. Cuando este coeficiente no haya podio determinarse, se deberá anticipar en función del coeficiente del ejercicio anterior. Cuando no se conozca por encontrarse el contribuyente en su primer ejercicio fiscal se deberá anticipar aplicando la tasa de aportación sobre el 48% de los ingresos mensuales gravados.

Para quienes perciban rentas exclusivamente por trabajo independiente, los anticipos mensuales deberán ser siempre al menos de $ 1.450 (Costo Promedio Equivalente – CPE, fijado por el Poder Ejecutivo para julio 2011) aún en los meses en que no se generen ingresos.

¿Cuándo se puede dejar de anticipar?

Cuando se estime que los anticipos realizados excederán la suma del CPE anual correspondiente al beneficiario, sus hijos y su cónyuge o concubino a quienes atribuya el derecho al seguro, incrementada en un 25%.

También se podrá dejar de anticipar cuando los ingresos anuales del ejercicio anterior no hayan superado las 30 BPC. A partir del momento en que sus ingresos acumulados superen las 30 BPC, se deberá retomar la aportación considerando los ingresos acumulados desde el inicio del ejercicio.

¿Qué análisis se realiza a fin de año?

Cada trabajador deberá comparar la suma de sus anticipos realizados, adicionando lo aportado como trabajador dependiente o como propietario de empresas unipersonales, con el resultante del CPE anualizado e incrementado en un 25%. Si lo anticipado es mayor, el excedente será devuelto durante el ejercicio siguiente según lo determine el BPS.

Para los casos de trabajadores con hijos menores de 18 años o mayores con discapacidad, incluyendo los del cónyuge o concubino a cargo, además se deberán computar los CPE que correspondan en partes iguales entre quienes atribuyan el derecho al seguro.