Del Colchón al Mercado de Capitales

CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR LA VERSIÓN EN PDF

 

Solo un 4% de los uruguayos ahorra en instrumentos financieros. 41% ahorra en instituciones de intermediación financiera y, sorprendentemente, un 55% debajo del colchón. Esta no es la realidad de los países desarrollados ni de Latinoamérica. Invertir en instrumentos financieros a través del mercado de capitales tiene beneficios para el inversor minorista y para la economía en su conjunto. 

¿Qué es el mercado de capitales?

Es el lugar (físico o electrónico) de encuentro entre la oferta y demanda de instrumentos financieros, en donde emisores e inversores compran y venden valores. El mercado de capitales tiene la ventaja de ser una vía directa de captación de capital para los emisores, sin recurrir al sistema de intermediación financiera (como por ejemplo los bancos); permite manejar el apetito de liquidez de los inversores quienes podrán vender en cualquier momento sus valores a un tercero en caso de necesidad de contar con dinero; y permite diversificar los riesgos a través de la creación de un portafolio de instrumentos diversos (tipos de instrumentos, plazos, monedas, etc.). 

 

¿Qué es un inversor minorista?

Cualquier persona (trabajador, profesional, etc) que desee invertir será  un inversor minorista. . Se caracteriza por la falta de sofisticación (en oposición a los inversores institucionales, bancos, fondos de pensión, empresas aseguradoras). El inversor minorista es generalmente más renuente al riesgo y tiene más preferencia por la liquidez que el inversor institucional. Por ello, requiere transparencia en la información, facilidad para realizar transacciones y que el costo de la transacción sea módico. 

¿Por qué desarrollar un mercado de capitales minorista?

El desarrollo del mercado minorista permite la ampliación de la base de financiamiento de las empresas, abaratando su costo. Promueve el hábito de ahorro en la población y estimula el desarrollo de nuevos instrumentos financieros. Además, la sociedad en su conjunto cuenta con más información periódica y permanente sobre las empresas y, por tanto, puede ejercer más control sobre ellas (esto es relevante en el ámbito de las empresas públicas que acudan al mercado). Por último, un mercado eficiente, profundo y líquido permite una mayor diversificación de riesgos. 

¿En qué instrumentos se puede invertir?

El inversor minorista puede ahorrar tanto en instrumentos de participación como de deuda. En los instrumentos de participación – acciones, certificados de participación de un fideicomiso financiero, cuotapartes de un fondo de inversión -, no existe una promesa de pago por parte del emisor y la rentabilidad para el inversor estará exclusivamente asociada a la capacidad del emisor de generar ganancias para repartir entre sus inversores. Por otra parte, en los instrumentos de deuda – obligaciones negociables, bonos, títulos de deuda de un fideicomiso financiero -, existe una promesa de pagar el capital en un momento futuro en el tiempo, conjuntamente con los intereses pactados. Existen además, instrumentos que conjugan ambas características, esto es, una promesa de pagar el capital y un porcentaje de las ganancias, si existieren.