PRINCIPALES MODIFICACIONES DE LA LEY 18.910

 

   

 

La ley 18.910 (en adelante la “Ley”), publicada en el Diario Oficial el pasado 15 de junio, realizó determinadas modificaciones al sistema tributario vigente. Señalaremos panorámicamente las principales modificaciones relacionadas con el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (“IRPF”), el Impuesto al Valor Agregado (“IVA”) y el Impuesto a la Enajenación de Semovientes (“IES”).

Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (“IRPF”)

Como es sabido, el IRPF en rentas de trabajo posee un sistema de tasas progresivas por escala de rentas con un mínimo no imponible. En este sentido, la Ley agregó un nuevo tramo en dicha escala para rentas que superen las 1.380 Bases de Prestaciones y Contribuciones (“BPC”) anuales. Dicho tramo estará gravado a una alícuota del 30% y será aplicable en aquellos casos en que la remuneración mensual del trabajador se encuentre en el entorno de los $ 280.000. Adicionalmente, los tramos gravados al 22% y 25% también sufrieron ajustes. Estas modificaciones aplicarán para rentas obtenidas a partir del 1° de enero de 2012.

A su vez se previó en la Ley la facultad al Poder Ejecutivo de incrementar el mínimo no imponible hasta en 12 BPC anuales, lo que implicaría un aumento en el mínimo no imponible mensual de $ 2.417.

Aún al día de hoy no se ha instrumentado el régimen de pagos a cuenta de acuerdo a las nuevas escalas. De todas maneras, dado que el IRPF es un impuesto anual cuyo hecho generador se considera configurado al final del año civil, se deberán tener en consideración las modificaciones antes mencionadas para la totalidad del ejercicio cuando se realice el ajuste anual al cierre del presente año.

En lo referente a las deducciones, se destaca que a partir del 1° de enero de 2012, la Ley prevé la posibilidad de deducir en la liquidación del IRPF, los montos pagados en el año por cuotas de préstamos hipotecarios destinados a la compra de vivienda única y permanente del contribuyente. Para que la deducción sea aplicable, la compra de la vivienda no debe superar las 794.000 unidades indexadas (aproximadamente US$ 88.000) y el monto total a deducir no podrá superar el máximo de 36 BPC anuales (lo que implica una cuota mensual inferior a los $ 7.250).

Otra modificación importante en la Ley, es que se permite que las personas físicas no residentes que adquieran la calidad de residentes fiscales, puedan optar por tributar el Impuesto a la Renta de los No Residentes, por el ejercicio fiscal en que se verifique el cambio de residencia a territorio nacional y durante los cinco ejercicios fiscales siguientes. La normativa aclara que dicha opción podrá realizarse por única vez, y comprende exclusivamente a la tributación por los rendimientos del capital mobiliario en el exterior. Ello implicará la ausencia de tributación a la renta en Uruguay, por dichas rentas y por dicho período. La Ley consagra que la misma opción la podrán realizar las personas físicas que hubieran adquirido la residencia fiscal en la República por los cambios de residencia a territorio nacional verificados a partir del 1º de julio de 2007. En tal caso, el período de cinco ejercicios fiscales se computará a partir del 1º de enero de 2011.

Impuesto al Valor Agregado (“IVA”)

En la Ley se prevé la facultad al Poder Ejecutivo de reducir hasta un 2% la tasa de IVA, en los casos de compras efectuadas por consumidores finales, en donde se utilicen como medios de pago tarjetas de crédito, tarjetas de débito u otros medios análogos.

Asimismo se prevé que la reducción podrá llegar a ser total en el caso de que se utilicen tarjetas de débito Uruguay Social, tarjeta de débito para cobro de Asignaciones Familiares u otras prestaciones similares, a determinar por el Poder Ejecutivo.

Impuesto a la Enajenación de Semovientes (“IES”)

En la Ley se faculta al Poder Ejecutivo a otorgar a los titulares de explotaciones agropecuarias un crédito fiscal por un monto equivalente al Impuesto a los Remates de Semovientes, efectivamente pagado a los Gobiernos Departamentales por las enajenaciones de semovientes, en las condiciones que establezca la reglamentación. Lo antedicho será aplicable a partir del 1° de enero de 2012, y podrá ser solicitado en forma semestral.