Nuestros comienzos…

El nombre de la firma se remonta al año 1911. Max Guyer y Dardo Regules coincidieron en la Facultad de Derecho y cultivaron una estrecha amistad.

Juntos obtuvieron el título de abogados y juntos decidieron fundar el Estudio.

Lo tradicional en esos tiempos en el Uruguay era la práctica individual de la profesión, por lo que la asociación entre los dos jóvenes abogados no iba más allá de compartir los gastos de la oficina.

La empresa se llamó Estudio Guyer & Regules desde su nacimiento.

Dardo Regules, un abogado generalista, desarrolló su imagen pública como uno de los líderes de la “Unión Cívica”, el partido católico de la época. En esos tiempos políticamente tormentosos, su reputación de integridad moral era tal que, a pesar de sus discrepancias con el gobierno, fue nombrado Ministro del Interior, controlando la policía y el proceso electoral.

Luego de finalizar pacíficamente su período como Ministro, volvió a la práctica privada de la profesión. Cuando en 1961, Dardo Regules, el último de los fundadores fallece, varios abogados jóvenes que en los años anteriores se habían unido a la Firma continuaron en la misma bajo el liderazgo de Gilberto Regules, su hijo, conservando los valores y la excelencia que la caracterizan y siendo quien concibió las bases del estudio moderno.

Cuando él fallece en 1992, lo sucede la tercera generación de profesionales, la cual, siguiendo sus pasos, ha tenido la responsabilidad de guiar al Estudio por el camino de esos mismos valores.