Nuevo procedimiento judicial para relaciones de consumo

Haga click aquí para descargar la versión en PDF

 

¿Existe un trámite de fácil acceso para que el consumidor defienda sus derechos frente al proveedor de un bien o servicio?

Sí; luego de la reciente sanción de la Ley 18.507 se establece un procedimiento sumario y especial para tramitar reclamos derivados de relaciones de consumo que no superen las 100 UR ($ 41.904). En el nuevo procedimiento los plazos son muy abreviados (el juicio se tramita en un máximo aproximado de 50 días), las partes pueden comparecer sin abogado y la sentencia es inapelable. Para aquellos reclamos que superen ese monto se deberá acudir, como hasta el presente, al juicio ordinario regulado en el Código General del Proceso.

¿Qué tipo de reclamos pueden tramitarse por este nuevo procedimiento?

Todos los que plantee un consumidor de un producto o servicio al proveedor de los mismos por una “relación de consumo”, la que es definida legalmente como el vínculo que se establece entre el proveedor que, a título oneroso, provee un producto o presta un servicio y quien lo adquiere o utiliza como destinatario final. Asimismo, la provisión de productos y la prestación de servicios que se efectúan gratuitamente, cuando se realizan en función de una eventual relación de consumo, se equiparan a las relaciones de consumo.

¿Qué debe hacer el consumidor para iniciar el reclamo?

El primer paso es citar a conciliación al futuro demandado. Si en la audiencia de conciliación no hay acuerdo, el consumidor quedará habilitado para iniciar el reclamo judicial, para lo cual debe completar un formulario y presentarlo ante un Juzgado de Paz. El formulario contendrá el nombre y domicilio del demandado, la descripción de los hechos en los que se basa el reclamo y el monto máximo a reclamar (que no puede superar las 100 UR). El gasto del proceso es un tributo del 1 % del monto reclamado que se paga al presentar el formulario.

¿Cuál es el trámite del juicio?

Recibido el formulario, el Juez fijará una audiencia que deberá celebrarse dentro de los 30 días siguientes a la presentación del reclamo. El día de la audiencia, el reclamante formula oralmente su reclamo y el demandado su contestación, ofreciendo ambos la prueba a diligenciar. En caso de no alcanzarse un acuerdo transaccional, el Juez ordenará diligenciar la prueba ofrecida (por ejemplo: interrogar testigos). La audiencia puede prorrogarse por única vez por hasta 15 días. Al final de la audiencia, o en los tres días siguientes, el Juez deberá dictar sentencia. La sentencia es inapelable, es decir, no puede ser revisada por un Tribunal superior. Sólo puede solicitarse al mismo Juez que entendió en la causa una aclaración o ampliación sobre algún punto oscuro que genere dudas a las partes o que haya sido omitido por el magistrado.

¿Por qué se fija un procedimiento tan breve y qué consecuencias puede tener para los proveedores?

El procedimiento breve es para que el consumidor tenga una rápida respuesta a su reclamo. Si bien el monto de 100 UR es relativamente menor, la posibilidad de que muchos reclamantes individuales inicien juicio por el mismo objeto, hace que cada litigio (por lo sumario del trámite y la inapelabilidad de la sentencia) sea un riesgo a considerar por los proveedores (por ejemplo, 1.000 consumidores reclamando por este procedimiento el mismo defecto en un producto o servicio).

¿Existe un plazo para reclamar por este procedimiento?

Sí; la Ley 18.507 establece un plazo de un año desde verificado el acto, hecho u omisión que fundamenta el reclamo. Transcurrido ese plazo, deberá acudirse a la vía del juicio ordinario para plantear el reclamo.