Ley de Abreviación de los Procesos Laborales

HAGA CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR LA VERSIÓN EN PDF

 

¿Cuáles son los principales cambios de la ley que regula la abreviación de los procesos laborales?

La Ley N° 18.572, que abrevia los procesos laborales, entró a regir el 19 de octubre de 2009. Se crearon dos nuevos procesos: un “proceso laboral ordinario” y un “proceso de menor cuantía”, buscando abreviar los plazos y limitar la apelación de las sentencias.

¿En qué consiste el llamado “proceso laboral ordinario”?

Este proceso es la regla para la tramitación de los reclamos laborales. Esta estructura acorta todos los plazos y concentra las actividades en una audiencia única. A modo de ejemplo, el plazo para contestar la demanda se redujo de 30 días corridos a 10 días hábiles, se prohíbe la reconvención o el llamamiento o noticia de terceros, la audiencia única debe fijarse en un plazo máximo de 60 días a contar desde que se presenta la demanda, se redujo el plazo para apelar de 15 a 5 días, la sentencia se dicta al final de la audiencia o dentro del plazo de 20 días, etc.

¿En qué consiste el llamado “proceso de menor cuantía”?

Este proceso es aún más breve que el “proceso laboral ordinario” y por él se tramitan asuntos cuyo monto total no supere la suma de $ 81.000. En este proceso la demanda se presentará por escrito, pero la contestación y el diligenciamiento de la prueba se hacen juntos en una única audiencia. El Tribunal le confiere traslado de la demanda a la parte demandada y cita a ambas partes a una audiencia en la que se contesta la demanda verbalmente, se oponen excepciones (si las hubiere), se diligencia la prueba, se escuchan las alegaciones finales de las partes y se dicta sentencia, cuyo dictado puede prorrogarse por un plazo no mayor a 6 días.

¿Son apelables las decisiones recaídas en estos procesos? En el “proceso laboral ordinario” el demandado que pierde el juicio puede apelar la sentencia definitiva sólo si deposita previamente el 50% del monto de la condena. En el “proceso de menor cuantía” se ha establecido que es un proceso de única instancia, por lo que la sentencia que recaiga no es apelable.

¿Se aprobó alguna modificación a la instancia conciliatoria previa en el Ministerio de Trabajo ?

Sí. La nueva Ley establece que la solicitud deberá realizarse por escrito indicando los hechos en que se base el reclamo y el detalle del monto de los rubros reclamados. Asimismo, se establece que en el momento de la conciliación si el citado entiende que existe un tercero responsable deberá individualizarlo, de lo que quedará constancia en el acta que se labre luego de celebrada la audiencia. En caso de no hacerlo, se estará ante una presunción simple en su contra, en el proceso judicial que posteriormente se tramite. También se establece que en caso de que el trámite de la conciliación no culmine dentro de los treinta días de solicitada la audiencia, el trabajador podrá solicitar una constancia con la cual podrá interponer la demanda sin esperar a la celebración de la audiencia.

¿Existen además disposiciones que tiendan a proteger el crédito de los trabajadores?

Sí. Por un lado se sienta el principio de que el monto líquido del crédito reconocido por sentencia generará un interés del 6% anual desde la fecha de su exigibilidad, sumado a la actualización monetaria prevista en el decreto Ley 14.500 (IPC) y los daños y perjuicios establecidos por el artículo 4 de la Ley 10.449. Por otro lado, se impone una multa consistente en un recargo del 10% del monto del crédito adeudado en caso de omisión de pago de los créditos laborales, la que se genera automáticamente desde su exigibilidad.