Nuestra responsabilidad en la Gestión Integral de Residuos y su financiamiento

CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR LA VERSIÓN EN PDF

La nueva Ley de Gestión Integral de Residuos aprobada el pasado 11 de septiembre tiene como propósito minimizar la generación de residuos a través de la eficacia en los procesos productivos, fomentando la reutilización y el reciclaje,  la valorización energética y de residuos.

La última opción será la disposición final, que deberá realizarse tratando de mitigar los impactos ambientales negativos.

Para financiar la gestión se gravan con IMESI  nuevos productos.

 

¿A quiénes alcanza? ¿Qué productos?

Alcanza a todos los residuos, a excepción de los radiactivos y de los generados en la exploración o explotación minera cuando puedan ser gestionados en el sitio en donde se desarrolla la actividad minera.

Comprende los residuos sólidos o semisólidos, y aquellos en fase líquida o gaseosa, que por sus características fisicoquímicas no puedan ser ingresados en los sistemas tradicionales de tratamiento de vertidos o emisiones.

Se definen como residuos especiales [ a que efectos? Tienen tratamiento especial?], entre otros, los residuos de : 1) envases y embalajes, 2) otros plásticos, 3) baterías y pilas, 4) electro-electrónicos, 5) neumáticos, 6) aceites usados, comestibles y no comestibles, 7) vehículos fuera de uso.

 

¿Qué cambios introduce?

Se establecen directivas para la segregación de residuos domiciliarios en origen, siendo los generadores responsables de la clasificación y segregación de los residuos domiciliaros así como de la disposición final, lo que conllevará un proceso de educación para hacerlo posible. También se busca fomentar la inclusión social de los clasificadores y su formalización.

Se establece la responsabilidad del generador, asociada al concepto de contaminador-pagador, por lo que todo generador de residuos de cualquier tipo será responsable de la gestión de los mismos en todas las etapas, salvo excepciones.  Se extiendo  la responsabilidad al fabricante e importador en la gestión de los residuos especiales, salvo en aquellos casos que queden gravados por IMESI.

 

¿Cómo se financian los programas de gestión?

Gravando con IMESI  (IMPUESTO ESPECIFICO INTERNO)  nuevos productos.

Las empresas que importen productos envasados deberán pagar IMESI sobre los envases al momento de la importación.  El valor máximo de este impuesto es de 10 unidades indexadas (UI) por kilogramo, y la reglamentación deberá establecer el monto en UI aplicable. Esto impactará directamente en el costo de todos los productos importados que vienen envasados.

Por otro lado, las empresas que fabrican o importan los siguientes bienes,  tendrán gravada por IMESI la primera venta de sus productos.

El monto fijo por unidad enajenada o la tasa de IMESI la fijará el Poder Ejecutivo, con los siguientes límites máximos:

  1. Envases: 10 UI por kilogramo por unidad física enajenada.

  2. Otros productos, con las siguientes tasas máximas a aplicar sobre el precio de venta:

    • Bandejas y cajas descartables: 180%

    • Film plástico: 20%

    • Vasos, platos, cubiertos, sorbetes y demás vajilla descartables: 180%

    • Bolsas plásticas de un solo uso: 180%

Este IMESI que grava la primera venta, aplica solo a las empresas cuyo giro sea la comercialización de estos productos, luego de que los mismos hayan sido fabricados o importados.

Estas empresas tienen la posibilidad de obtener crédito fiscal hasta el monto del IMESI, con las condiciones que establezca el Poder Ejecutivo, cuando se utilicen envases retornables y se acredite su retornabilidad o se implementen sistemas de recolección o reciclaje, lo que se acreditará con certificados emitidos por DINAMA.

 

¿Se duplica la carga para las empresas?

Sí, porque se mantiene vigente la Ley de Envases.

Pasan a convivir dos sistemas que se superponen en lo que refiere a envases: la obligación de pago al Fideicomiso de la Cámara de Industrias del Uruguay que impone la Ley de Envases para quienes comercialicen productos envasados en el mercado interno  y por otro lado se grava con IMESI a los mismos envases.

Sin embargo, la duplicación podría evitarse si se ponen en práctica planes alternativos de gestión  previstos en la Ley de Envases, o  programas de gestión previstos en la Ley de Residuos para recuperar el IMESI a través del crédito fiscal.